+52 55 2950 6107

México es una tierra rica en cultura, su gastronomía, el arte y por supuesto la música, ponen de manifiesto cada uno de estos símbolos emblemáticos fuera y dentro del territorio. Ahora bien, y hablando de música, uno de estos más fieros exponentes de su cultura, el mariachi.

El Mariachi lleva desde México para el mundo los más hermosos sonidos y ritmos únicos que la hacen tan especial e inconfundible. Muchos son los géneros musicales que se interpretan desde las armoniosas composiciones de la cultura y del folklore musical, el mariachi tradicional mexicano.

Especialmente, dos importantes géneros que caracterizan la música emblemática mexicana provienen de Jalisco, entidad localizada en la región centro occidental del país, el son y el jarabe.

El Son Jalisciense

El Son Jalisciense, se trata de una verdadera pieza de armonía rítmica que combina compases liricos e instrumentales apropiados para bailar en pareja, en forma de una especie de zapateado muy rítmico que invita a participar. Su temática es netamente costumbrista, y la duración depende de la cantidad de coplas que los intérpretes incluyan.  

En este contexto, se da entonces el hecho de que muchas coplas no se escriben en una composición más estructurada, y la difusión a través del tiempo sea en gran manera de oído, lo que ha tenido como resultado que de hecho se puedan encontrar distintas versiones de un mismo son dentro del repertorio de Jalisco.

Repertorio de Sones Jaliscienses

Entre los sones jaliscienses más famosos y populares se encuentran Las Alazanas, Las copetonas, El carretero, La botella, El caballito, El durazno, La culebra que es además un son que se destaca por la belleza de su coreografía, en la cual se representa a un grupo de campesinos que van en defensa de sus mujeres, asustadas por un nido de culebras. Al inicio de la coreografía, los campesinos logran alejar el peligro con sus sombreros, pero al final resultan mortalmente y mueren envenenados entre los brazos de las mujeres.

Son Las Alazanas

Por supuesto, el son de La Negra, este es tal vez el célebre no solo en México, sino a nivel mundial. Su origen se remonta a principios del siglo XIX, aunque concretamente fue a partir de su inclusión en los Sones interpretados por un mariachi de la mano del maestro Blas Galindo, en 1941, que adquiere esa proyección internacional que tiene en la actualidad.

Algunos estudiosos lo ubican en Jalisco, Colima o Zacatecas como su lugar de procedencia, y hace apenas unos años se decidió que se trata de una canción de amor que fuera dedicada a Albina Luna Pérez, alias La Negra, una muy bella mujer originaria de Tepic, Nayarit.

Hablando del Jarabe

El jarabe es más bien una especie de suite musical que está conformada por varios sones y aires. Su antecedente directo proviene del jarabe gitano, propiamente de Andalucía, del mismo modo su nombre también ha sido objeto de múltiples debates y muchas controversias. Por ejemplo, el musicólogo Vicente Teódulo Mendoza (1894-1964) decía que podía estar relacionado con el charape, bebida tradicional de Michoacán hecha con pulque y piloncillo.

Otra postura implica que Incluso podría tratarse de un uso fonéticamente incorrecto de la palabra sarao, con el que se denominaba a los bailes y fiestas populares nocturnos. Sin embargo, cualquiera que sea el origen de la palabra, lo cierto es que hay varios tipos de jarabes pues está el ranchero, el de taberna, y el zamarripeño indígena.

Además de Jalisco, se pueden encontrar estas composiciones en las regiones de Nayarit, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Michoacán, Guerrero y Zacatecas, con bellas instrumentaciones y una sucesión de melodías que varían según la región.

Entre los jarabes más representativos y populares de Jalisco se encuentran El gorrión que es el jarabe más antiguo pues data de finales del siglo XVI, El gallito, El jarro, La lloviznita y, por supuesto, el Jarabe Tapatío, el cual tiene su origen a mediados del siglo XIX.

Se caracteriza este por una muy sobria y elegante coreografía en la que los danzantes deben trazar sobre una superficie bastante limitada por cierto, una serie de rápidas figuras únicamente con los pies, el resto del cuerpo debe permanecer inmóvil. La temática central de este jarabe es el cortejo del hombre además vestido de charro, a la mujer vestida de china poblana.

El Famoso Jarabe Tapatío

El mariachi, bastión y símbolo insigne de la identidad mexicana, fiel y mayor interprete de la música de la bella Jalisco. Sones y Jarabes son interpretados magistralmente por estas agrupaciones musicales que además son sinónimo y todo un icono de México ante el mundo.  El mariachi, en pocas palabras, la música de Jalisco no podría sonar igual sin la maestría en la interpretación de este conjunto.

El origen esta palabra también resulta ser bastante incierto. Dado que existe muy poca documentación, y la que existe está fragmentada y más bien dispersa, algunos especulan en que la palabra proviene del francés mariage, otros comentan que es una especie de mezcla resultante de náhuatl, español y latín, “Maria ce son”, con el que daba inicio un canto dedicado en honor de la Virgen María, y hasta se habla de que se trata de un vocablo derivado del maya mariamchi, que en su traducción significa algo así como “los que tienen mí mismo espíritu”.

Música Tradicional de Chiapas

Por último, existen fuertes versiones que afirman que el mariachi es originario de la región de Cocula, Jalisco. Aunque parece más bien una suerte de suposición provocada por una canción muy famosa que interpretara el célebre Jorge Negrete en la todavía más famosa película del cine en su época de oro, ¡Ay Jalisco, no te rajes! (1941).

En esta cinta del séptimo arte mexicano, con un desafiante gallo de pelea a un lado, el actor y cantante proclama que “De Cocula es el mariachi” sin tener un fundamento realmente concreto, tal cual como el hecho de que en rancherías de Santiago Ixcuintla, Nayarit, de hecho, si aparece lo que se cree es la referencia más antigua del mariachi.

Lo cierto es que en la actualidad las agrupaciones de mariachi se subdividen en dos grupos principales. El primero, pues es el mariachi de carácter netamente tradicional, integrado por violines, guitarra de golpe, vihuela, arpa, guitarrón y, en algunas ocasiones, tambora.

El segundo, se trata del mariachi que esmás popular y actual, este incluye muchos violines, jaranas, guitarras, guitarrón y trompetas; que además han cambiado o, en cierta forma, modernizado tanto el atuendo y la alineación instrumental, agregando además flautas, saxofones, clarinetes, acordeón y hasta teclados eléctricos, incluso podemos encontrar agrupaciones de más de 20 integrantes.

Fusión de la Cosmogonía Indígena

Desde su más pura esencia, la música de Jalisco posee una serie de ritmos tradicionales que fusionan la cosmogonía de los pueblos indígenas con las creencias y costumbres traídas desde el Viejo Mundo desde la colonización. Y en cierta medida, se cree que la música fue el medio para lograr hacer contacto entre ambos mundos.

Un ejemplo muy descriptivo, la Danza de la palma, la cual se interpreta durante las fiestas y celebraciones de origen religioso en la región de Zapopan. Su nombre proviene del abanico de plumas que portan los danzantes y que mueven al ritmo de la música interpretada con sonajas y violín.

La realidad es que queda mucho por saber y conocer acerca de estas manifestaciones culturales tan rítmicas, la belleza de sus danzas y las melodías de la calidad interpretativa del mariachi.