+52 55 2950 6107

La música en general tiene la gran propiedad de unir a las personas. En una especie de lenguaje universal, podemos conectar con emociones desde los ritmos y sonidos de una tonada cualquiera. Aún más tratándose de la música ranchera, este es un género musical de hecho bastante popular y folclórico propio de la cultura mexicana, con el agregado de que se considera todo un símbolo representativo generalmente relacionada con los mariachis, pero que además no se restringe únicamente a este aspecto regionalista, sino que además se puede interpretar con cualquier formato, ya sea cantante-guitarrista, dueto, en terceto, por un cuarteto, conjunto norteño, banda, entre otros.

México y Su Música

Lo cierto es que cualquier humilde mortal medianamente aficionado a la música, habrá automáticamente de relacionar al pueblo mexicano con un mariachi como exponentes de una buena ranchera bien sea cuando lo vea en la televisión o por la calle desde un aparato de radio. Es indiscutible su enorme relevancia cultural, de ahí lo que le ha hecho ascender hasta lo más alto como el gran protagonista en el cine mexicano, pues son décadas de música y grandes figuras del estrellato.

Los más grandes representantes de la música ranchera que han dejado una huella y marcado todo un hito en el séptimo arte mexicano, han sido por ejemplo entre los años 40 al 60 Jorge Negrete, Pedro Infante, Tito Guízar, Miguel Aceves Mejía, José Alfredo Jiménez, Javier Solís y Antonio Aguilar entre los más renombrados, pero la realidad es que la lista continua, pues este género tan emblemático esta presente en la cultura de México como parte fundamental de su esencia y tradición de todos los tiempos traspasando fronteras.

Melodías de Todo Un Pueblo

Las rancheras de siempre, tan destacadas sus melodías y la manera en que los cantantes sostienen cada una de las notas hasta las finales. Aunque la ranchera puede considerarse una música de raíces rurales, pues de hecho se define como una música propia de haciendas y ranchos, que es como se les llaman a las construcciones de zonas rurales en México. Es esencialmente, un género particular de campesinos que, como ocurre con otros tantos géneros latinoamericanos, viene a responder a todas las nociones de música culta de la aristocracia reinante para ese momento de sus inicios.

Origen de la Música Ranchera

Para comenzar a hacer referencia en cuanto a los orígenes de este importante y querido genero musical, es necesario remontar al propio principio del siglo XIX, aunque su mayor desarrollo pues se vivió en el teatro nacionalista correspondiente da ese periodo postrevolucionario del año 1910, hasta convertirse en todo un icono de la expresión popular de todo el pueblo de México, efectivamente todo un símbolo representativo del país, que se difundió posteriormente con un muy amplio éxito en diferentes países del continente latinoamericano, sobre todo gracias al gran impacto que tuvo el cine mexicano entre los años 40 a los 70, lo que finalmente trajo como consecuencia un gran arraigo sobre todo en sectores muy populares y también medios.

Letras y Simbolismo

La capacidad interpretativa de la música ranchera ha sido preponderante en el desarrollo cultural y regionalista de México; respecto a las letras, en estas canciones en un principio se denotaba el predominio de una serie de historias sobre todo de índole popular que estaban principalmente relacionadas con la Revolución mexicana, la vida cotidiana de los campesinos, los caballos, los asuntos y la vida familiar, las historias alrededor de los bares y las cantinas enmarcadas sobre todo en las tragedias amorosas.

Luego, más tarde las temáticas comenzaron a desarrollarse sobre todos en las relaciones entorno al amor de pareja, el romance lo que lo lleva a consagrarse mucho más que un ritmo que se internacionaliza, con la capacidad única de contar historias populares que se han visto debilitadas a causa de la presión de la industria.

Estilo Único

El singular estilo de los cantantes profesionales del género de las rancheras, tienen un estilo muy marcado por las emociones, una de cuyas características es la de sostener extendidamente una nota al final de una estrofa o línea, para acabar con una terminación fundida.

Lola Beltrán, esta cantante que se le suele considerar como la Reina de la canción ranchera, con un estilo único y particular, cargada de sentimiento en cada nota; mientras que María de Lourdes es por excelencia embajadora de la canción ranchera, donde ambas como fabulosas cantantes mexicanas supieron destacarse del resto por llevar la música ranchera fuera de las fronteras mexicanas,  hasta países tan remotos y lejanos, en los que ni siquiera se habla español, tales como en Indonesia, Rusia, Países Bajos y Francia, entre otros tantos.

Mucho más actuales, otros artistas destacados de tan importante género han sido Alejandro Fernández, Antonio Aguilar, Cornelio Reyna, Ana Gabriel, Enriqueta Jiménez y Matilde Sánchez, por decir algunos, aunque la lista es mucho más larga y sigue creciendo, México brilla por su basta y rica cultura que incluye gastronomía, arte y espectáculo en todas sus formas y manifestaciones.  

Género Representativo

De la revolución a los festejos y las serenatas, las rancheras se han convertido en parte de un elemento simbólico y altamente representativo de este hermoso país, es de los géneros más importantes y esencial de la música mexicana, que además cuenta con una gran variedad de estilos regionales como producto de su evolución desde el escenario local, rural y campesino hasta un papel que destaca como mucho más internacional en todo el mundo.

Tonadas rancheras inmortales conocidas y versionadas por artistas en todo el mudo a lo largo de décadas de historia musical universal; canciones rancheras hay miles, asi que que elegir las mejores o mas populares es una tarea para quedarse cortos y en gran manera muy complicada por la muy amplia producción de compositores y músicos que pusieron su corazón en una ranchera. Sin embargo, basta con apuntar algunas por comenzar a nombrar esas canciones que son solo una representación que destaca por su popularidad.

“El Rey” una de las más famosas canciones del género de la ranchera, compuesta por José Alfredo Jiménez, es quizás una de las rancheras más populares del mundo que ha sido todo un icono del despecho y el sufrimiento por el abandono, y es que todo el mundo en algún momento de su vida piensa que “sigue siendo el rey”.

Cucucrrucucu Paloma de la década del 54, del maestro Thomas Méndez, también basada sobre el muy común mal de amores, inmortalizada por el legendario Pedro Infante, no solo por el gran carisma de este importante cantante sino por el enorme talento y capacidad vocal demostrado por el artista en la interpretación de esta bella melodía ranchera.

Y como dejar de mencionar entre las más hermosas baladas románticas, a la gran canción “Si Nos Dejan” del grande José Alfredo Jiménez, versionada por grandes artistas como Luis Miguel, el más fiero exponente de la canción en este país; asi como tantos otros, esta ha sido la balada protagonista de miles de declaraciones y propuestas de matrimonio y amor eterno a lo largo y ancho del planeta, con esa vulnerabilidad masculina muy poco común del estereotipo mexicano que se doblega ante el amor.  

Para cerrar, quien no se sabe la letra de la famosa “Méjico Lindo Y Querido”, interpretada magistralmente por el galán de todos los tiempos, Jorge Negrete, compuesta en el año 41 por Manuel Esperón, para la película que llevara el mismo nombre en la época de oro del famoso cine mexicano.

¡Una Ranchera Por favor!